El retorno del “Médico”: “dimes”, “diretes” y “poyaques”…

El tiempo pasa, para todos, aunque no lo queramos o nos empeñemos en negarlo… Cuatro años han pasado ya desde que me propusieron cambiar el mundo asistencial en mi consulta de medicina familiar y comunitaria en mi ciudad natal (entendida como consulta diaria y con un cupo asignado) por la frialdad de los despachos donde supuestamente se toman decisiones para mejorar la calidad asistencial que llevaba a cabo día tras día. A pesar de eso y por elección personal en ningún momento he dejado de tener contacto con la actividad asistencial esporádica en forma de urgencias y otras actividades por considerarlo totalmente necesario para mantener “el tono” y el “ojo clínico”, no vaya a ser que se vaya a echar la siesta…

Abriendo mi campo de visión

Durante todo este tiempo he podido conocer aspectos y rincones de la sanidad desconocidos para mi sentado en la silla de mi consulta y de los cuales era totalmente ajeno, y que gracias a la gestión de procesos clínicos y atención al paciente, y aplicación de nuevas tecnologías a estos procesos que he llevado a cabo todo este tiempo he sido capaz de conocer hasta el fondo (quizás más de lo que hubiera deseado en ocasiones…).

1267630550_77871804_3-atencion-domiciliaria-salud-y-belleza

La gestión clínica

Una experiencia esta, la de la gestión clínica en salud, muy recomendable (y me atreviría a decir que debería ser obligatoria durante un tiempo…) para todo aquel que esté interesado en conocer desde otro punto de vista la salud y la sanidad de nuestro sistema, su funcionamiento y los porqués a tantas cuestiones que en la consulta se nos plantean día tras día. Por fín he llegado a entender muchas de las situaciones que me enfurecían en la consulta y que en ocasiones entorpecían mi actividad asistencial por culpa de un mero trámite sin importancia. Por fín he apreciado que a pesar de la frialdad de “Don Dinero” y el mundo que lo rodea, este es imprescindible para que las cosas funcionen bien en las “trincheras”, y ciertas decisiones tomadas en las altas esferas, necesarias para la optimización de recursos sanitarios (por supuesto no todas…)

Aprender, aprender y aprender

Por todo esto y por mucho más me doy por satisfecho tras todo este periodo viviendo “al otro lado”, en el cual de forma curiosa y de la noche a la mañana, sea por la razón que sea, algunas de las personas con las que has trabajado previamente te empieza a mirar y a tratar de forma tan distinta y distante… de la noche a la mañana te conviertes en algo parecido a un ser extraño de ocho patas y digno de evitar, algo curioso porque he seguido llevando mi ropa informal al trabajo (aún recuerdo uno de mis primeros días en el centro de salud en el que me etiquetaron como “el médico surfero” por el atuendo que llevaba… habrán pasado ya 10 años de eso…) y en el fondo, he seguido siendo yo mismo. En fin, si alguien tiene la respuesta a eso que me lo explique porque sigo sin entenderlo.

Durante este tiempo incluso se me ha brindado la irrechazable posibilidad de aplicar los conocimientos y experiencias en el ámbito de la sanidad privada, permitiéndome así ampliar y contrastar el punto de vista en este ámbito, pero este mundo da para escribir otro post, que está en el horno… (podeis empezar a prepararos…)

Gracias, hasta aquí

Pero, todo llega a su fin… al médico lo que es del médico, porque soy eso, médico… médico de familia y de familias para ser exactos, y tarde o temprano este día tenía que llegar, así que recientemente he vuelto a la consulta, al día a día, a la “trinchera, a… llámenle como quieran… he vuelto a ver pacientes, que es de lo que se trata, de aportar calidad asistencial y buena praxis médica con lo aprendido y sobretodo empatia, comprensión y alegría a esas personas que lo necesitan, y esto no se aprende en ninguna universidad ni en ningún despacho, eso se tiene o no se tiene…

                                                                                                                 

Y mi sorpresa ha sido mayúscula porque tras los miedos iniciales a mi “vuelta al cole”, me he encontrado mejor que nunca, con más ilusión que un recién salido de la facultad, atendiendo esas interminables listas de personas (que no pacientes…), escuchando los típicos “dimes y diretes” de la sala de espera, viendo como me cuelan un “poyaque” tras otro, siendo consciente que muchos de los que entran por la puerta solo quieren ser escuchados y acompañados…

No me conformo, nuevos retos

Me considero una persona de retos, y para mi, volver a ser médico es un gran reto, y más teniendo en cuenta que en esta ocasión me encuentro en un ámbito rural, donde nuestra figura cobra un aire totalmente distinto al que por desgracia ha adquirido los últimos años en las grandes ciudades, donde la proximidad con las personas, familias y sociedad es mucho más cercano e intenso, siendo consciente de que (por circunstancias ajenas) cada movimiento que realizo tanto fuera como dentro de la consulta será valorado y de qué manera… vaya responsabilidad…

medicosconvalor

3-1

La vida está llena de momentos y este momento también hay que vivirlo y disfrutarlo. Hay tiempo para todo… no se que vendrá mañana pero a pesar de los pesares y de muchos comentarios que uno oye, miradas en el cogote, collejas y demás, estoy más que satisfecho y orgulloso de mis experiencias de vida y aunque debo reconocer que en un primer momento no era consciente de que quizás era esto lo que necesitaba de nuevo, ahora estoy seguro de ello, y más, debo reconocerlo, después de leer los libros de @fernandofabiani – #VengoSinCita – y @monicalalanda – #ConCienciaMedica -, en los que se relata el día a día y los pormayores y pormenores del colectivo médico y con los que he podido corroborar que un médico sin pacientes no es un médico, sino simplemente un licenciado en medicina, que no es lo mismo, para nada…

Nos vemos en las redes!!! y ahora en la consulta…

 
Creative Commons License
El retorno del "Médico": "dimes", "diretes" y "poyaques"... by admin is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 Internacional

No comments yet.

Leave a comment