Alimentación prebiótica y ácidos grasos de cadena corta

Los alimentos prebióticos son ingredientes alimenticios que el organismo no puede digerir, escapan de la digestión del tracto intestinal y favorecen la motilidad y el tránsito del mismo.

No cabe duda ya que una alimentación saludable es la base de una buena salud, y la ingesta de alimentos prebióticos como el almidón resistente, la fibra soluble o los polifenoles es la que va a generar que nuestra microbiota produzca sus efectos beneficiosos en nuestra salud.

En el colon las bacterias de nuestra microbiota sintetizan los alimentos que no se han absorbido en el intestino delgado y la fibra se fermenta en forma de gases (Hidrógeno, Metano y CO2) y ácidos grasos de cadena corta (AGCC).

Estos AGCC son básicos para nuestra homeostasis corporal y para mantener una buena salud. Pero ¿Porqué?

¿Cuales son las funciones de estos AGCC?


Los AGCC más importantes son el butirato, propionato, acetato y lactato. Algunas de sus funciones son acidificar el pH del colon para evitar el crecimiento de bacterias proteolíticas (estas no son tan “amigas” como las demás…). Aportan el 10% de nuestra energía corporal

Algunos de estos AGCC ya están presentes en el momento del nacimiento, como el acetato y el lactato (aunque sobre eso tiene mucho que decir el tipo de parto (vaginal o cesarea) y la lactancia (natural o artificial), ya que un parto por cesarea y la lactancia artificial pueden acarrear menor presencia de microbiota ya desde el momento del nacimiento y la primera infancia. En condiciones normales, a partir del año de vida ya empezamos a producir propionato, a partir de la diversificación de la alimentación hacia los 4-6 meses de vida, y posteriormente el butirato.


Funciones de los AGCC

Butirato (fabricado sobretodo por firmicutes):

  • Desinflama el intestino
  • Aumenta IgA y limfocitos T reguladores: Por mucho que matemos bacterias o parásitos, si no subimos IgA y los mecanismos defensivos en poco tiempo volveremos a tener infecciones de nuevo
  • Reparación y mantenimiento de la capa mucosa intestinal
  • Mejora inflamaciones por aumento de IL10
  • Reduce IL6 mejorando la permeabilidad intestinal
  • Neuroprotección por mejorar la permeabilidad de la BHE
  • Menor activación de la microglía: importante para las enfermedades neuroinflamatorias.

Propionato (fabricado sobretodo por bacteroidetes):

  • Ayuda a reducir el colesterol y da saciedad
  • Regula la adipogénesis o creación de tejido adiposo o graso
  • Propiedades antiinflamatorias
  • Importante para la salud cardiovascular: Niveles bajos tienen relación con obesidad y con problemas para adelgazar

Otros de los AGCC son el acetato y lactato (fabricados por bifidobacterias)

Otro factor a tener en cuenta es que la realización de ejercicio físico a edades tempranas también ayuda a mejorar la presencia de bacterias “amigas” en nuestra microbiota como Faecalobacterium Prausnitzii, Roseburia, Akkermansia, que mejorarán todavía más la producción de AGCC ya desde la infancia.

Si necesitas más información o consejo nutricional contacta con tu Psiconeuroinmunólogo de referencia. Puedes pedir cita haciendo clic aquí.

 

1 Comment

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.