La música cura… ¿las almas?

En una sociedad como la actual en la que buscamos soluciones médicas y/o farmacológicas a todos nuestros problemas ya sean de #salud, sociales o incluso personales, quizás deberíamos plantearnos bajarnos del tren (incluso si es necesario en plena marcha…) , reflexionar un poco y buscar aquellas soluciones que están en nuestra mano o aquellas alternativas que pueden ayudarnos a mejorar nuestro bienestar.
Reconozco que como #medico de familia me encuentro en un momento personal y profesional en el que me planteo tantas cosas hasta ahora asumidas por nuestra profesión que quizás podría parecer extraño a ojos de cualquier compañero de profesión pero que creo pueden aportar algo de luz a muchos de nuestros (y vuestros…) quebraderos de cabeza y problemas diarios. Planteamientos en #consulta que van desde el momento de la recepción del paciente, a la comunicación con éste así como el abordaje de sus problemas y #patologias diversas.
En concreto, en este post, me gustaría centrarme en la atención al paciente en consulta y la #comunicacion con el mismo. Mi práctica #clínica ha cambiado muchísimo en los últimos años respecto a los inicios de la misma. Durante todo este tiempo he atendido #pacientes más contentos o enfadados, más o menos sensibles, cada uno con sus problemas distintos y sus particularidades… cada uno con su mundo, incluso yo mismo con el mío… Algunas consultas han sido más cómodas y otras más incómodas y cada una ha conllevado su tiempo, su tempo y su ritmo, su encabezamiento, su nudo y su enlace… como una inolvidable novela o una extraordinaria canción… Aun así, siempre he echado de menos algo…
Y así fue como un día, hace ya algunos años, con la idea de normalizar mi entorno de trabajo y mimetizarlo a mi entorno personal, haciéndolo lo más próximo y cercano posible al paciente y a lo que soy realmente como persona, pensé añadir el componente que creía que faltaba desde mi humilde punto de vista, la #musica

Si, la música lleva acompañándome toda la vida a nivel personal, en esos momentos que recuerdas toda la vida, en esos instantes en los que hay algo que celebrar e incluso en esos en los que preferirías olvidar… Así es, ha sido y será toda la vida, así que… ¿porqué no introducir la música dentro de la consulta e incluso como terapia para ciertos pacientes? ¿Cabe la música dentro del hermetismo (hasta ahora) de una consulta o acto médico? Desde mi punto de vista, por supuesto…
Y así es como, desde hace unos años, y tras una inicial y evidente reacción de sorpresa por parte de compañeros y pacientes, la música me ha ayudado a crear ambientes más cercanos y familiares en esos momentos difíciles en consulta, a conseguir rebajar esas tensiones en consultas complicadas o ese apoyo de fondo a los silencios incómodos (y por otra parte necesarios) presentes en muchas conversaciones, en ocasiones a llegar a ese punto de encuentro entre médico y paciente e incluso en ocasiones a olvidarnos de la “separación” existente en la relación médico-paciente gracias a esos gustos musicales en común encontrar ese punto de relajación necesario para que la consulta fluya como es debido… Desde entonces mis listas de #spotify (@sergiue) son nuestro compañero diario de batallas y nos acompañan en cada una de las historias personales…
¿La música amansa “las fieras”? Eso me dice la gente en un tono algo jocoso… Pero yo más bien diría que la música nos transporta a ese estado de relajación y paz interior al que desearíamos llegar todos si no estuviéramos viviendo en esta sociedad de “altas velocidades, reactividades e intolerancias”, nos transporta a vivir ese preciso instante, ese momento de comunicación agradable entre médico y paciente, con ese fondo suave que nos acompaña en el proceso del planteamiento del problema y la búsqueda común de su posible solución.
Por otra parte, debemos empezar a atrevernos a aplicar la música también al entorno del paciente, es decir, a su domicilio y como terapia o acompañamiento… Más de un paciente durante todo este tiempo se ha ido de mi consulta con la única recomendación de escuchar música, cerrar los ojos e intentar conseguir ese equilibrio sintiendo el movimiento de las notas musicales, las que sean… sobre gustos si que no hay nada escrito… y el resultado no ha podido ser más que positivo.
En una era en la que la mayoría de problemas “médicos” son problemas “sociales” y “personales”, utilicemos todas las estrategias que tenemos a nuestro alcance y que además produzcan la menor #yatrogenia al paciente…
Yo lo tengo claro, mi estrategia es la música… ya lo dice una de mis composiciones recientes: “La música cura, la música salva, la música es siempre la pieza que falta…” y si no te falta la música, todo irá mejor… seguro…
Os invito a probarlo…
 
Creative Commons License
La música cura... ¿las almas? by admin is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 Internacional

No comments yet.

Leave a comment