El ritmo también importa…

El cuerpo humano es una máquinma perfectamente engrasada… hasta que la desengrasamos nosotros mismos con nuestro ritmo y estilo de vida acelarado y totalmente fuera de nuestras posibilidades.
La regulación y mantenimiento de los biorritmos o ritmos circadianos del cuerpo humano es sumamente importante para el correcto funcionamiento del mismo, por lo que respetar las horas de día y utilizar ese huso horario para lo que realmente esdtá preparado y del mismo modo las horas de noche hará que optimicemos y saquemos el mejor partido de todas nuestras funciones corporales.


Durante la mañana nuestro organismo distribuye energía hacia nuestro sistema nervioso central y nuestro sistema osteomuscular, que serán los que se encargarán de mantenernos activos y de gestionar nuestras actividades diurnas, y de igual modo, por la noche sucederá lo mismo con el sistema inmune y la termoregulación, que se encargarán de regenerar nuestras necesidades durante nuestras horas de descanso para poder ofrecer la mejor versión de nosotros a partir de la mañana siguiente.

Cuando se producen cambios en el ritmo circadiano desregulado se manifiestan a través de:

  • Insomnio
  • Cansancio
  • Desorientación
  • Poca capacidad de concentración
  • Exceso de hambre o inapetencia
  • Bajada en la fertilidad
  • Escasa productividad
  • Desfases hormonales.

¿Qué sucede a nivel metabólico en nuestro cuerpo durante el día, en las horas en las que deberíamos estar más activos y deberíamos alimentarnos?

  • Nuestro hígado genera glucógeno (importante para nuestro metabolismo energético), colesterol (básico para la generación hormonal y regulación neuronal) y ácidos biliares (indispensable para nuestras digestiones)
  • Nuestro páncreas segrega insulina, vital para la regulación del metabolismo energético y gestión de la glucosa
  • En los adipocitos o células grasas se genera lipogénesis y producción de adiponectina, hormona sintetizada por el tejido adiposo importante en el metabolismo de la glucosa y ácidos grasos
  • Nuestro músculo genera ácidos grasos y se lleva a cabo gran parte del metabolismo glucolítico

Por otra parte, durante la noche, en la que deberíamos realizar reposo y ayuno para tratar de regenerar nuestro organismo y sobretodo nuestro sistema inmune, en esos mismo órganos y localizaciones se generarán otras funciones, complementarias e incluso contrarias a las anteriores…

  • Nuestro hígado genera gluconeogénesis y glucogenolisis y mejora la función mitocondrial, básica para la generación de energía
  • Nuestro páncreas segrega glucagón, contraria a la insulina y con funciones totalmente opuestas
  • En los adipocitos se genera catabolismo o destrucción de grasa y secreción de leptina, conocida como nuestra “hormona de la saciedad”
  • Nuesto músculo genera metabolismo oxidativo

También nuestras hormonas dependen de los husos horarios para su correcta secreción. Durante la noche, Hormona del crecimiento, Prolactina, Estradiol, Hormona folículo estimulante, Hormona estimulante de la tiroides, Hormona luteinizante… y durante el día Cortisol, Dopamina, Noradrenalina, Adrenalina, Insulina, grelina…
Finalmente, como detalles interesantes desde las primeras horas de la mañana hasta la madrugada:

  • Sobre las 6 de la mañana existe un incremento de la tensión arterial, aunque la tensión arterial más alta la encontraremos sobre las 18 horas.
  • Entre 7 y 8 de la mañana para la secreción de melatonina
  • A media mañana encontraremos la máxima secreción de testosterona
  • Sobre las 15:00 horas es cuando encontramos nuestra mejor coordinación y un poco más tarde, la mayor fuerza a nivel muscular e incluso cardiovascular
  • Entre 18:00 y 19:00 horas es cuando nuestra temperatura corporal se elevará hasta conseguir la temperatura más alta del día y a la vez se generará la mayor cantidad de colesterol
  • Entre 20:00 y 21:00 horas se inicia la secreción de melatonina, clave en la generación y mantenimiento de las fases del sueño
  • Sobre la 1:00 existe el pico más alto de leptina, nuestra hormona de la saciedad
  • A las 2:00 es cuando nuestro sueño debería ser más profundo
  • Entre 4:00 y 5:00 alcanzaremos la temperatura corporal más baja

Así que, ahora que sabemos todo esto la pregunta es… ¿que pasa si no respeto estos ritmos circadianos? Pues la respuesta es fácil… nuestro relogjse empieza a desajustar y empiezan los problemas… y en eso la raza humana es experta (estrés, ritmo de vida, turnos de trabajo nocturnos y/o alternos, exceso de comidas diarias…). ¿Sigo?

Si necesitas ayuda no dudes en consultar con nuestro equipo de psiconeuroinmunología. Pide cita aquí

Dr. Sergi Godia López

Médico de Familia y Psiconeuroinmunólogo Clínico

 

No comments yet.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.