Doctor… dame algo para el dolor… ¿Y si la antiinflamación comienza en tu intestino?

Cuantas veces los pacientes me habrán pedido soluciones para aliviar dolor e inflamación… Lo bien que van ese dexketoprofeno ese metamizol intramuscular en los servicios de urgencias… Y cuantas veces también durante los últimos años les devuelvo la pregunta con otra pregunta… ¿Y si la desinflamación empieza por tu intestino?


Porque si algo tiene la medicina alopática es la posibilidad de mejorar sobretodo esos síntomas agudos que nos fastidian y que son los que nos llevan a utilizar los servicios médicos de urgencia, pero si hay mejor recomendación para intentar evitar llegar a ese extremo es la de cuidar tu intestino y tu microbiota. ¿Como?

Cada día se oye hablar  más de microbiota, sobretodo intestinal (aunque está presente en infinidad de mucosas de nuestro organismo) y eso se relaciona normalmente con “hacer digestiones correctas” o con “encontrarnos bien” a nivel digestivamente hablando.Pero evidentemente los efectos beneficiosos de la microbiota va más allá de lo que pueda parecer a nivel digestivo de forma exclusiva. La microbiota será determinante de nuestro estado “proinflamatorio” o “antiinflamatorio”. Así que, ¿qué efecto e impacto tienen para nuestra SALUD (sí, en mayúsculas…) nuestras bacterias beneficiosas a nivel digestivo y en su extensión a nivel global?

  • Estimulan mediadores antiinflamatorios como las citoquinas reguladoras IL-10 y TGF-Beta, a la vez que aumentan el número de linfocitos T reguladores (TReg) y potencian su función. Del mismo modo aumentan la síntesis de ácidos grasos de cadena corta (SCFA) generando así mejores y mayores “activos” de salud a nivel generalizado. Finalmente reducen los infiltrados inflamatorios ya presentes en las posibles inflamaciones existentes.
  • Estimulan la síntesis de sustancias antimicrobianas para poder atacar así infecciones  gracias a la producción de bacteriocinas . Reducen la adherencia de los patógenos a nuestro epitelio y/o su capa mucosa defensiva.
  • Mejoran la función de barrera intestinal, optimizando la barrera epitelial en nuestros enterocitos (células intestinales) y la expresión de proteinas de las uniones intercelulares (tight junctions). Tambien mejoran la continuidad epitelial optimizando estas uniones y mejorando así la posible permeabilidad intestinal.
  • Estímulan el sistema inmune intestinal (GALT) reduciendo alergenos específicos IgE a la vez que aumenta las IgM/IgG para estar mejor preparados para agresiones externas (o internas). Tambien aumenta la secreción de IgA secretora en mucosa intestinal, como parte de ese primer ataque a esas agresiones
    Otras. Regula y colabora en el equilibrio entre las rutas efectoras del sistema inmune entre Th1 (IFNgamma, IL-6, TNF aldfa) y Th2 (IL4- IL5, IL13)
  • Así que si te planteas como reto para este 2021 necesitar menos los servicios de atención médica aguda o urgente empieza por cuidar tu intestino y adquiere hábitos de alimentación saludable, lejos de alimentos inflamatorios, procesados y refinados y realiza ejercicio físico (más adelante os hablaré de los beneficios de la actividad física en la microbiota).
    ¿Te animas a empezar el cambio? Si necesitas orientación solo debes contactar con tu psiconeuroinmunólogo de confianza. Te ayudamos.

Dr. Sergi Godia López

@drsergigodia

Médico de familia y psiconeuroinmunólogo

 

No comments yet.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.